fbpx

Claves para diferenciar las deudas buenas de las deudas malas

donde invertir en crisis donde invertir en crisis

Sin duda cuando escuchamos la palabra deuda, nuestro primer pensamiento es acerca de una acción negativa, pero te queremos comentarte que un adecuado manejo de las deudas es un punto importante para generar riqueza,  ya que no todas las deudas son malas, existen algunas deudas que nos ayudan a crecer financieramente y otras que solo nos generan interese que se vuelven impagables; en este blog te mencionaremos cuales son las diferencias entre una deuda buena y una deuda mala, y porque un endeudamiento correcto te hace crecer de manera financiera.

 

526

 

Primero definiremos ¿Qué es una deuda? en un contexto económico.

“La deuda es una obligación que tiene una persona física o jurídica para cumplir sus compromisos de pago, fruto del ejercicio de su actividad económica”.

 Las deudas pueden darse en diferentes situaciones y todo va según del componente financiero o económico, por ejemplo, si le solicitamos un crédito al banco, estamos contrayendo una deuda con una entidad bancaria, por lo cual tendríamos que firmar un contrato hipotecario con diversas clausulas, pero si un amigo nos presta dinero, únicamente tendremos un compromiso moral por devolverlo; sin embargo, en cualquiera de las dos situaciones, estamos adquiriendo una obligación con una segunda parte.

Existen diferentes tipos de deudas y según su fin podríamos definirlas como deudas buenas o deudas malas.

 

 

 

Deudas malas.

Una deuda mala es aquella que no permite adquirir un bien de consumo rápido, el cual no tenemos la capacidad de pagar de contado.  Con bien de consumo rápido nos referimos a un bien que se va terminar antes de que termines de saldar la deuda o un bien que se deprecie con el paso del tiempo. Por ejemplo, las compras de meses sin intereses como aparatos electrónico o televisores, uso de tarjetas de créditos para comprar ropa o alimentos no necesarios, etc.

* Un tip con las tarjetas de crédito es evitar que su TAE (tasa anual equivalente) sea demasiado alta, ya que en muchos casos pueden ser peligrosas y te puedes endeudar y sentir que jamás terminas de pagar.

Las deudas de este tipo son malas porque si no se lleva un control de los pagos en tiempo y forma, nos pueden llevar al aumento de intereses y causando un efecto de bola de nieve de una deuda impagable, además de que muchas de estas compras de manera financiera se convierten en pasivos y no ofrecen alguna rentabilidad económica y como hemos explicado tener una deuda es una obligación con una parte, lo que nos hace sentirnos sin libertad financiera si no se administran de la manera adecuada.

Deudas buenas.

 Tal vez pensaras que no existen, pero una deuda buena es cuando adquieres un bien que te genera ingresos con el paso del tiempo o aumentara su valor, pero esto ¿cómo funciona?

El bien que adquieres funge como un activo en tus finanzas, y un activo puede ser comenzar un negocio, la educación de tus hijos o tuya, la compra de una casa, departamento o invertir en tierras, todas estas adquisiciones que ser están convirtiendo en deudas para ti, te dejaran un beneficio a mediano o largo plazo.

De igual manera una deuda buena puede igual calificar como activos que te generen una rentabilidad, aunque todavía estés pagando la deuda aceptada con intereses o comisiones, la rentabilidad que el activo te da es mayor. Por ejemplo, si compras un auto para comenzar un negocio de transporte privado, aunque el auto se esté depreciando con el uso y el tiempo de igual manera esta generando ingresos para poder pagar la misma deuda y generar ganancias.

Lo mismo ocurre con la inversión en bienes raíces, aunque estas realizando o adquiriendo un gasto, lo puedes ver como una inversión ya que estas asegurando tu patrimonio o simplemente aumentando tu riqueza, aunque todo esto debe ir acompañado de un buen plan de financiamiento y un presupuesto adecuado para tu bolsillo.

13063 s

Y para que tu deuda no se convierta en un factor de riesgo en tus finanzas los especialistas recomiendan lo siguiente:

  1. Ordena tus necesidades

  2. Sigue un presupuesto mensual.

  3. Edúcate en cultura financiera y da seguimientos a indicadores económicos.

  4. No veas tu tarjeta de crédito como una extensión de tu salario. Utilízala con responsabilidad y liquídala en cada corte.

Sin duda sabemos que una buena cultura financiera hará que tus finanzas se mantengan en orden y que vivas tranquilo en tiempos como los que pasamos en este momento.

Recuerda quedarte en casa.

 

Promociones Mayo azul

PROMOS

Lee también:

facebook_ecopsa  instagram_ecopsa

 

      Todos los derechos reservados / 2019 - Desarrollado por Grafica Web